Abrimos inscripciones, puertas y oportunidades: te presentamos la historia de GASPAR CÁCERES, BARMAN PROFESIONAL.

5

Contános en pocas palabras quién sos y de dónde venís.

Vengo de una familia humilde y muy trabajadora. Trabajo desde muy joven. Soy de la ciudad de San Lorenzo.

¿Cuándo y cómo nace tu amor por la cocina?

Nació en mi hogar, pero recién en el 2016 tuve la oportunidad de estudiar y capacitarme de modo profesional.

¿Cómo entró O’Hara en tu vida?

O'Hara entra a mi vida dándome la oportunidad de estudiar a través de una beca.

¿Qué receta te cambió la vida para bien?

Dos recetas me apasionan y resumen mi trabajo todos los días: el Mojito y el Whisky Sour.

¿Por qué te cambiaron la vida?

Me cambiaron la vida porque gracias a ellas pude conseguir un empleo que me permite trabajar en lo que me gusta y me apasiona. No hay nada mejor que eso. De algún modo si te encanta lo que hacés, sentís que nunca trabajás.

FRASE DESTACADA: “LA GASTRONOMÍA PUEDE CAMBIAR AL MUNDO PORQUE PUEDE HACER MEJOR A LAS PERSONAS”.

“DOS RECETAS PARA IR A TRABAJAR SIN IR A TRABAJAR”.

El Mojito lleva: Hojas de menta, limón, azúcar, soda y ron blanco.

Cómo hacerlo: Macerar la menta, el jugo de limón y el azúcar en un vaso corto. Llenar el vaso con hielo picado y un poco de soda. Añadir el ron, y nuevamente soda hasta completar. Decorar con una ramita de menta y con una tajada de limón.

El Whisky Sour lleva: Whisky, limón, clara de huevo, almíbar y bitter.

Cómo hacerlo: Colocá 45 ml (1,5 oz) de whisky, 22 ml (0,75 oz) de jugo de limón, 15ml (0,5 oz) de almíbar, un chorrito de bitter y 1 clara de huevo en una coctelera. Asegurate de agitarla muy bien, hasta que la clara de huevo forme espuma. Sii no lo hacés correctamente, la bebida tendrá un sabor desagradable. Sabrás que la bebida está bien agitada cuando sientas que la textura de la misma es uniforme y cuando sientas que el sabor del jugo de limón no es tan fuerte.

Agitar la coctelera sin el hielo ayudará a emulsionar la clara de huevo, distribuyéndola de manera uniforme por toda la bebida. Ahora sí, colocá un puñado de hielo en la coctelera y volvé a agitarla durante 10 segundos para enfriar los ingredientes.

Echá la bebida en un vaso “old-fashioned” o en una copa para cócteles sour. La boca angosta de estas copas ayudará a mantener la consistencia espumosa de la clara de huevo. También podés colocar el hielo primero en el vaso. Para terminar, decorá el vaso con cáscara de naranja.

Estudiá cómo conseguir un trabajo mejor: te presentamos la historia de ALAN BRÍTEZ, REPOSTERO.

6

Contános en pocas palabras quién sos y de dónde venís.

Soy Alan Britez, tengo 20 años y vivo en el centro en la ciudad de Asunción desde que nací.

¿Cuándo y cómo nace tu amor por la cocina?

La cocina me empezó a gustar desde pequeño. Me encantaba la comida que hacían mi madre y mis abuelas. En ocasiones me gustaba ayudarle a mi madre a cocinar y lo único que esperaba era saber si a mi familia le gustaba la comida. Con el paso del tiempo fui creciendo mientras veía por la tele o leía en los diarios acerca de cursos de cocina para niños y jóvenes. Pero la verdad es que nunca me animé a ir a ninguno. Luego terminé el colegio y no dudé en estudiar porque me gustaba la idea de explorar y aprender mucho en este mundo tan extenso y rico que es la gastronomía.

¿Cómo entró O´Hara en tu vida?

En el último año del colegio nos preguntábamos entre compañeros: “¿Qué nos gustaría hacer cuando terminemos?”. Un día me puse a hablar con una compañera a la que casualmente también le gustaba mucho la cocina. Ella me comentó que una vez había ido a un curso corto de cocina en una escuela fundada y dirigida por paraguayos. También me comentó que ahí iría a estudiar cuando terminase el colegio. Sus buenas referencias, que junto con mi convicción de que hay que apoyar lo nuestro, me ayudaron a decidirme. No dudé ni un minuto en inscribirme a la Escuela O’Hara y nunca jamás voy a arrepentirme de haberlo hecho.

¿Qué receta te cambió la vida para bien?

Se llama Volcán de chocolate o “Egoísta de Chocolate”.

¿Por qué te cambió la vida?

Porque era una receta que yo tenía que aprender a hacer para entrar a trabajar al primer restaurante, el cual me ayudó bastante a entrar en este hermoso mundo de la gastronomía.

¿Se puede cambiar al mundo con la cocina?

Sí se puede cambiar el mundo con la cocina. Una de las múltiples formas de hacerlo es reciclando los ingredientes. Hoy en día hay mucha merma de alimentos que pueden ser reciclados, aunque haya muchas personas que no saben cómo hacerlo o no les interesa. Entonces, los insumos no son bien aprovechados y una parte se tira a la basura directamente. Todos unidos debemos promover primero, el máximo aprovechamiento de los ingredientes con los que cocinamos. Después, como comensales debemos aprender a pedir o a comprar sólo las cantidades que realmente vamos a consumir. Además, hay que enseñar acerca de las múltiples formas que existen para de reciclar los alimentos y evitar el desperdicio constante, la merma. Todo esto ayudaría muchísimo a disminuir la inmensa cantidad de personas que lastimosamente mueren en el mundo a causa del hambre.

FRASE DESTACADA: “HAY QUE TERMINAR CON LA MERMA DE INGREDIENTES
PARA EVITAR QUE MUCHA GENTE SIGA PASANDO HAMBRE”.

“EGOÍSTA DE CHOCOLATE” o “CÓMO SER GENEROSO CON LOS DEMÁS”

Tiene: Chocolate puro, manteca, huevos, harina., esencia de vainilla, polvo de hornear, azúcar.

Cómo prepararlo: Llevar a derretir el chocolate junto con la manteca a baño maria. Batir los huevos junto con el azúcar y la esencia de vainilla hasta conseguir el “punto letra”. Tamizar la harina junto al polvo de hornear. En un mismo bowl agregar los huevos ya batidos junto con el chocolate y la manteca previamente derretidos, agregar la harina previamente tamizada en 2 tandas e ir mezclándolas con movimientos envolventes.
Se debe tener un recipiente en forma de vaso que sea de aluminio, enmantecarlo, y espolvorear cacao en polvo por la superficie enmantecada. Agregar la masa hasta que cubra ¾ del vaso y refrigerar por un período de 30 a 60 minutos. Una vez pasado el tiempo correspondiente, llevar a horno alto (200°) por 8 a 10 minutos.

La única escuela de cocina que además es escuela de vida: te presentamos la historia de ALEJANDRO MEILICKE, CHEF.

1

¿Cuándo y cómo nace tu amor por la cocina?

Entre los años 2008 y 2009 viajamos con mi esposa a Cádiz, España, por una beca que ganó ella.
Durante el tiempo que estuvimos allá me hice fan del chef Carlos Arguiñano: veía todos los días su programa y luego preparaba sus recetas que principalmente se basaban en la Cocina Mediterránea.
Volvimos a Paraguay y Doña Juliana López Soldevilla -abuela de mi esposa- nos pidió que le ayudemos con su negocio de paellas.
Primero mi tarea era ir al mercado a comprar los ingredientes.
De a poco me enseñó la receta de su paella, pero sólo luego de firmar el acta de matrimonio! (risas).

¿Cómo entró O´Hara en tu vida?

Como ya me había involucrado y comprometido con Doña Juliana, pensé que lo mejor era especializarme y realizar estudios de gastronomía.
Averigué en varios lugares y me gustó mucho O’Hara, así que en el año 2012 me anoté y empecé con panadería y repostería y luego continué con cocina

¿Qué receta te cambió la vida para bien?

La que me enseñó Doña Julia, la paella

¿Por qué te cambió la vida?

Gracias a esa receta pude desarrollar otra faceta de mi vida, la de cocinero.
Aparte de eso, lógicamente esta actividad me permitió generar ingresos extras gracias a los cuales pude mejorar la calidad de vida de mi familia.

Se puede cambiar al mundo con la cocina?

El mundo necesita nuestra ayuda independientemente de la actividad que desarrollemos.
Racionalizar los recursos, cocinar más sano, utilizar al máximo la materia prima para no desechar comida son algunas de las cosas que podemos hacer desde nuestro rol de cocineros.

FRASE DESTACADA: “TENEMOS QUE RACIONALIZAR LOS RECURSOS UTILIZANDO AL MÁXIMO LA MATERIA PRIMA CON LA QUE COCINAMOS”.

 

“LA PAELLA DE DOÑA JULIA O LA OTRA CARA DE LA ABOGACÍA”

Qué ingredientes tiene y cómo se prepara.
- Arroz
- Pollo
- Tomate, cebolla, ajo y morrones
- Calamares, mejillones, langostinos y camarones

Primero se doran las presas de pollo, luego se agregan los vegetales, los mariscos y el arroz, se sofríe todo junto por unos minutos y por último se agrega el fondo de verduras y se deja hervir hasta que se seque el líquido.

Estudiá cómo tener tu propio negocio: te presentamos la historia de ARACELI MANFREDI, REPOSTERA HELADERA.

2

¿Cuándo y cómo nace tu amor por la cocina?

Mi amor por la cocina (por la comida más bien, jeje) empezó desde chiquita. Venimos de una familia italiana. Entonces desde pequeños nos acostumbramos a comer todos los domingos en familia lo que nuestra abuela nos preparaba y nos prepara hasta hoy. Desde pequeña veía cómo mi abuela y mi madre nos cocinaban y así me iba -de a poco- metiendo en la cocina, especialmente los fines de semana donde pasaba más tiempo con mi familia. Muy temprano desarrollé mi “habilidad” para comer. Me encanta todo y disfruto el proceso desde el momento en que se preparan los platos hasta el momento de comerlos. Hoy en día, me doy cuenta que cocinar es la única forma en la que puedo mostrar quién soy verdaderamente.

¿Cómo entró O’Hara en tu vida?

Antes de estudiar cocina, estudié administración hotelera. En ese entonces no me dejaban estudiar SÓLO cocina como carrera. Una vez que finalicé, una de mis compañeras de facu, (quien es chef y profesora actualmente en O’Hara) me comentó sobre la escuela. No los tenía como opción, pero sí sabía que si ella aceptaba trabajar ahí era porque valía la pena.

¿Qué receta te cambió la vida para bien?

Los helados que yo hago. Se llaman ROLL ICE. Son helados que se preparan sobre una plancha helada a 20 grados bajo cero, que congelan una base de crema que preparo yo, y va tomando la consistencia de un helado. Se mezclan con galletas, chocolates y frutas.

¿Por qué te cambió la vida?

No sé si me cambió la vida, pero sí me hizo entrar en el mundo del emprendedurismo que me golpeó fuerte porque tiene sus encantos y es caótico a la vez. Es un mundo en donde podés descubrir cómo sos y cómo son los otros, en cada situación.

¿Se puede cambiar al mundo con la cocina?

Si. Realmente el mundo de la cocina es impresionante. En la cocina se desarrollan todas las habilidades y competencias, principalmente porque el plato debe salir como sea y debe salir bien.
No hay forma de disimular o corregir lo que no está bien hecho. En la cocina se aprende demasiado: cómo trabajar en equipo, bajo presión, cómo trabajar la inteligencia emocional, cómo entender a tus compañeros y a los comensales, a personas que uno no conoce y que están ahí para pasar un buen momento. Si somos capaces de cambiar de mentalidad, entendiendo lo que sucede a nuestro alrededor, siendo más sensibles a nuestra realidad y a la del resto de las personas, desde la cocina podemos lograr cosas enormes. Por ejemplo, podemos ayudar a salvar los alimentos, evitando el derroche y contribuyendo a alimentar a aquellos que no tienen para comer.

FRASE DESTACADA: “EN LA GASTRONOMÍA SE DESARROLLAN, COMO EN NINGÚN OTRO LADO, TODAS LAS HABILIDADES Y COMPETENCIAS DEL SER HUMANO. NO HAY LUGAR PARA COMETER ERRORES. O SALE BIEN, O SALE BIEN”.

HELADO DE CREMA AMERICANA O’HARA

Ingredientes: ½ taza de leche fría, 170 g de azúcar, 25 g de manteca, 10 ml de esencia de vainilla, 4 claras de huevo, 20 g de fécula de maíz. 350 ml de leche caliente.

Preparación: Colocar en un bowl la leche fría junto a la fécula, revolviendo contínuamente y luego ir incorporando la leche caliente. Agregar el azúcar en forma de lluvia y la manteca. Colocar sobre el fuego sin dejar de revolver hasta que rompa el hervor. Retirar del fuego, aromatizar con la esencia de vainilla y dejar enfriar. Verter en un recipiente y llevar al freezer. Mientras tanto, batir las claras a punto nieve. Retirar el helado del freezer cuando esté bien frío. Aplastar con un tenedor y agregar con movimientos envolventes las claras. Llevar nuevamente al congelador hasta el momento de servir. Es muy importante removerlo suavemente cada 20 minutos para lograr el punto creama y evitar la cristalización. Servir en cucuruchos o en vasos de cristal.

Estudiá cómo mejorar la economía familiar: te presentamos la historia de JUANA AYALA DE RUIZ DÍAZ, COCINERA DE COMIDAS RÁPIDAS Y MENÚS ECONÓMICOS.

3

Contanos en pocas palabras quién sos y de dónde venís.

Soy Juana Ayala. Estoy casada con Mario Ruíz Díaz hace 45 años, tengo 4 hijos. 3 de ellos ya me dieron 8 nietos. Vengo de una familia muy humilde que la conformaron mis padres Ana y Máximo, junto con 9 hermanos. Perdí a mi mamá tras una enfermedad repentina hace unos años.
Nací en Campo Grande, Asunción, el 30 de mayo 1956.

¿Cuándo y cómo nace tu amor por la cocina?

Siendo adolescente viví con mis tíos maternos y en ese tiempo, viendo programas televisivos, llegué a conocer un programa de artes culinarios que dirigía la profesora Rosa O'Hara. Ahí empezó mi amor por la cocina, porque ella no sólo transmitía sus conocimientos, también transmitía su pasión, su entrega al arte de cocinar. Eso me motivó a seguir aprendiendo más y más.

¿Cómo entró O’Hara en tu vida?

Siempre tuve deseos de estudiar y aprender más en la escuela de gastronomía de Doña Rosa, pero me era imposible. Hasta que un día, recibí una beca a través de la Fundación Paraguaya que tenía un convenio con la escuela. Eso significo para mí una gran bendición y motivo de mucha alegría, porque iba a lograr uno de mis mayores sueños.

¿Qué receta te cambió la vida para bien?

La receta de las empanadas, porque en un momento de dificultad económica me dediqué a preparalas caseras y a venderlas a los vecinos, lo cual me ayudó a reponerme y a cubrir los gastos de la educación de mis hijos. Hoy, tengo una hija con título universitario fruto de la venta de mis empanadas.

¿Se puede cambiar al mundo con la cocina?

Sí se puede. Abriendo escuelas para que las personas con ganas de sobresalir puedan aprender el oficio y buscar así el sustento del día a día, fomentando las industrias gastronómicas, abriendo restaurantes y afines, creando fuentes de trabajo para que más gente pueda crecer profesionalmente y también, en otros casos, mantenerse económicamente.

FRASE DESTACADA: “HOY, TENGO UNA HIJA CON TÍTULO UNIVERSITARIO, FRUTO DE LA VENTA DE MIS EMPANADAS”.

EMPANADAS DE LO DE ÑA JUANA O “LA COMIDA RICA DEL PUEBLO PARA EL PUEBLO”

Relleno: 1 kg de carnaza, 12 huevos, 3 dientes de ajo, 1 mazo de perejil, 1 mazo de cebollita, 1 locote y sobrecitos a gusto de comino y pimienta. Tapas de discos caseros o industriales.

Preparación: Para el relleno se hierve la carne con agua y sal, y se hierven los huevos. Una vez cocida la carne, se pasa por un molino o procesadora. Se cortan las verduras y con un poco del caldo de la carne se cocinan, luego se agrega la carne ya molida o procesada con el ajo y se deja un tiempo en el fuego para que tengan una buena consistencia. Se pelan los huevos, se pasan a la prensa puré y se agregan al preparado de carne. Ahí es cuando se le agrega el comino y la pimienta a gusto y se deja a enfriar el relleno para luego rellenar las tapas de empanadas. Para el final solo queda freírlas en abundante aceite caliente.

No estás eligiendo una carrera. Estás eligiendo quién ser: te presentamos la historia de LORENA VILLALBA ALVARENGA, PROFESIONAL GASTRONÓMICO CON ÉNFASIS EN ADMINISTRACIÓN DE RESTAURANTES.

7

Contános en pocas palabras quién sos y de dónde venís.

Soy Lorena Villalba Alvarenga, Profesional Gastronómico con énfasis en administración de restaurantes y Licenciada en Nutrición. Soy también profesora de danza paraguaya. Actualmente soy cocinera independiente, preparo comidas sobre pedidos, comidas paraguayas, saludables, bocaditos, dulces entre otros. Vengo de una familia de abuelas cocineras de corazón.

¿Cuándo y cómo nace tu amor por la cocina?

Mi amor por la cocina nace desde niña, cuando los sábados después del inglés iba a la casa de mi abuela Celina. Ella tenía un copetín donde todos los días servía almuerzos riquísimos. Yo era su ayudante junto con mi hermana y le ayudábamos a preparar milanesas y ensalada rusa. Pasaron los años y por cuestiones de la vida tuve que vivir con mi otra abuela, que se llama Teresa. Ella también cocinaba delicioso, Yo quería cocinar tan rico como ella, entonces le pedí que me enseñara todas las recetas que sabía.

¿Cómo entró O´Hara en tu vida?

Al terminar la carrera de Nutrición, empecé a buscar Escuelas o Institutos de cocina. Después de investigar mucho sobre las carreras que ofrecían las distintas escuelas, empecé a seguirle a la directora Teresita en las redes sociales: leía todos sus posteos, que eran tan inspiradores y llenos de amor por la cocina y la familia que me dije “voy a estudiar en O’Hara”. Desde el primer día que entré a la escuela, sentí que estaba en mi casa.

¿Qué receta te cambió la vida para bien y por qué?

La chipa, es una de las comidas que más me gusta preparar. Me cambió la vida porque me di cuenta de que no sólo es un trozo de comida: es un pedazo de historia. Al entrar al Diplomado de Cocina Paraguaya en O’Hara, y al aprender más acerca de nuestras costumbres, cultura y comidas típicas, me di cuenta que ese es el “PAN DE LOS PARAGUAYOS”, y así como todas las otras recetas y costumbres del Paraguay, merecían ser conocidas en todo el mundo. Ese deseo me llevó a hacer ferias de comidas típicas, primeramente para conservar y dar a conocer nuestras tradiciones gastronómicas. La Chipa despertó esa vocación en mí.

¿Se puede cambiar al mundo con la cocina?

Sí, para mí la cocina es el instrumento social más grande del mundo, puede cambiar tanto para bien como para mal, todo depende de nosotros, los cocineros, poder cambiarlo para bien.

FRASE DESTACADA: “LA COCINA ES EL INSTRUMENTO SOCIAL MÁS GRANDE DEL MUNDO”.

EL PAN DE LOS PARAGUAYOS

Ingredientes: Almidón de mandioca, queso paraguay, grasa de cerdo o manteca, huevos, anís, leche y sal.

Preparación: Armar una corona con el almidón de mandioca. En el centro colocar la grasa y los huevos. Batir enérgicamente con la mano, luego incorporar el queso, el anís y la sal. Integrar con el almidón y agregar la leche si es necesaria. Seguir amasando mucho hasta conseguir una masa homogénea y blanda. Luego armar las formas deseadas para la chipa, pueden ser argollas o tipo rombos. Colocar en asaderas previamente enmantecadas. Llevar a un horno precalentado y cocinar a 250° ó 300°, de 10 a 12 minutos aproximadamente. Servir caliente.

Estudiá cómo trabajar en lo que te gusta: te presentamos la historia de RAFAEL LLAMOSAS, EMPRENDEDOR Y ASADOR PROFESIONAL.

4

Contanos en pocas palabras quién sos y de donde venís.

Soy Rafael Llamosas Cristaldo, más conocido como Rafi, tengo 26 años. Soy Fusquero de nacimiento (amante de los VW Fuscas), rockero y asador de pura cepa. Nací en Asunción.

¿Cuándo y cómo nace tu amor por la cocina?

Mi amor por la cocina nace a los 12 años, cuando en mi casa nadie quería hacer el asado. Todos queríamos comer pero nadie quería hacer. Mi padre es un excelente cocinero pero la parrilla no es su fuerte, y ya que me gustaba mucho el asado de mi tio Rafa Ferreira, veía cómo lo preparaba y le llenaba de preguntas. De esa manera y de lo que veía, empecé a experimentar… Comencé quemándolo, luego me quedaba crudo, hasta que después empezó a salir bien. Y mi familia por supuesto, ¡Feliz porque al fin alguien cocinaba asado los domingos!

¿Cómo O'Hara entró en tu vida?

Hace unos años, empecé en el negocio de catering de asados, solo y por mi cuenta. En paralelo trabajaba en una empresa reconocida y bien posicionada en el mercado, con buena remuneración y todos los beneficios que te puede brindar la antigüedad en un lugar. Un día, decidí seguir mi verdadera pasión y decirle no a la zona de confort para cumplir mi sueño. Entonces me decidí a estudiar en O’Hara, luego de buscar y leer todas las propuestas de otras escuelas de gastronomía, porque independientemente a la educación gastronómica, O’Hara me ofrecía algo más integral, más familiar, más tradicional… En las demás escuelas sólo iba aprender a ser cocinero. En O’Hara yo sentí la pasión por la cocina.

¿Qué receta te cambió la vida para bien?

La receta que me cambió la vida fue el asado a la estaca, porque me ayudó a descubrir mi profesión. Hoy en día, cocinando de forma profesional y empezando a vivir de la cocina, me siento realizado como persona, siento que mi trabajo me retribuye la satisfacción que ningún otro trabajo logró darme.

¿Se puede cambiar al mundo con la cocina?

Para cambiar el mundo se necesita más amor… Cocinar es una forma de brindar amor… Lo más cercano a una oportunidad de “cambiar el mundo” que tuve fue la siguiente experiencia: Con mis hermanos nos anotamos para colaborar en una comilona solidaria. Mi hermano Nobel estaba encargado de un stand, al pensar que menú ofreceríamos, sin dudarlo mi familia me dijo: “¡Rafi, cociná tu asado a la estaca!” Comenzamos recaudando dinero para los ingredientes. Todos en la familia tenían un papel: algunos preparaban la mandioca, otros el stand donde se iba a cocinar… El soporte y las estacas los diseñamos y creamos con mi papá, quien sin dudar me ofreció todas las herramientas y su taller para pasarnos días enteros fabricando nuestros materiales. De esa manera todos aportamos nuestro amor para una causa común, cocinando.

Yo creo que cada uno debe aportar algo para que su país mejore, sea desde la profesión que sea, un trabajo con honestidad, pasión y amor, sí puede hacer que una persona cambie, entonces sí, puede cambiar el mundo. Yo encontré mi forma de cambiar el mundo a través de la cocina.

FRASE DESTACADA: “YO ENCONTRÉ MI FORMA DE CAMBIAR AL MUNDO A TRAVÉS DE LA COCINA”.

“ASADO A LA ESTACA PARA CAMBIAR AL MUNDO A PURO AMOR”

Los ingredientes que lleva mi receta son: ¡Mucho huevo! Pero no en la carne 🙂 si no a la hora de cocinar. Se utiliza costillar vacuno (la plancha entera), sal condimentada “secreta”, agua y romero.

Cómo se prepara: Se hace el fuego con rajas y dependiendo del viento (porque no siempre se puede hacer un pequeño pozo en la tierra). Se calcula la distancia entre la carne y el fuego. Hay que ir condimentando con la salmuera y el romero. Esto lleva 6 horas de cocción. El resto, es práctica y mucho ensayo/error hasta lograr la perfección.

Estudiá cómo alcanzar tus metas: te presentamos la historia de SULLY CANTERO, REPOSTERA.

9

Contános en pocas palabras quién sos y de dónde venís.

Soy Sully Cantero y vivo en la ciudad de Luque

¿Cuándo y cómo nace tu amor por la cocina?

Cuando nació mi hija tuve que dejar de trabajar fuera de casa. Entonces empecé a estudiar repostería y comencé a trabajar en mi casa.

¿Cómo entró O’Hara en tu vida?

O’Hara entró a mi vida cuando la escuela fue a mi barrio a dar cursos de panadería y confitería, a través de “Techo”. Me puse feliz cuando supe la noticia y por supuesto, no me perdí ni una clase.

¿Qué receta te cambió la vida para bien?

La receta que cambio mi vida se llama “Pan Dulce Superior”.

¿Por qué te cambió la vida?

Me cambió la vida porque era algo que soñaba saber hacer y gracias a O´Hara aprendí y tuve la oportunidad de ampliar mis conocimientos y así lograr mayores objetivos.

¿Se puede cambiar al mundo con la cocina?

Sí, en la medida que la cocina puede hacer mejor la vida de uno, también le da armas para cambiar la vida de los demás.

FRASE DESTACADA: “LA COCINA TE AYUDA A AMPLIAR EL CONOCIMIENTO PARA ALCANZAR OBJETIVOS MAYORES EN LA VIDA”.

“PAN DULCE SUPERIOR” O MI RECETA PARA CRECER EN LA VIDA

Los ingredientes son: 1 kg de harina 0000, 300 g de azúcar, 300 g de manteca, 4 huevos, 100 g de levadura, 25 g de leche en polvo, 50 g de esencia, 300 g de fruta abrillantada, 300 g de uvas pasas.

Preparación: Disolver la levadura en parte del agua. Colocar en forma de corona la harina con la leche en polvo. En el centro batir la manteca, azúcar, huevo y esencia. Amasar ligeramente tomando la harina. Agregar finalmente la levadura en agua. Amasar muy bien, dejar leudar. Agregar las frutas y pasas, armar los panes según el peso que se desee. Dejar leudar nuevamente. Hornear según el peso de las piezas. Retirar y dejar enfriar.